Ultima Actualización: miércoles 12 diciembre 2018  •  04:04 PM

No rehúso el trabajo

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  viernes 11 noviembre 2016

En la Iglesia Católica está hoy la memoria de San Martín de Tours, un obispo de esa ciudad de Francia, un hombre que siendo soldado se encontró con el que había matado a su padre en un camino y sacó la espada para matarlo a él a su vez como venganza y sintió en su corazón una llamada; estaba desnudo aquel asesino, él cortó la capa que llevaba y le puso la mitad.

San Martín de Tours pasa como el soldado que cambia su vida, incluso en su conversión, ya madura, llega a ser obispo, y su lema era, “No rehúso el trabajo”. Murió en el año 397.

Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito, obispo de este país, tomó ese mismo lema como obispo y en su escudo decía, “No rehúso el trabajo”.

Es cierto, San Martín de Tours trabajó, se afanó hasta el último día de su vida, todavía, antes de morir, poco antes de morir, estaba resolviendo problemas. Monseñor Polanco Brito, también nos da un ejemplo grande de trabajo, todos los días estudiaba y escribía historia. Una invitación, “No rehúso el trabajo”. No rehusar el trabajo es señal de la vida hasta el último momento, por el trabajo vive el hombre. Es una pena que uno pueda decir, he cambiado mi trabajo por la corrupción, al fin y al cabo el que se corrompe es como la fruta, está muriendo; el que trabaja y se esfuerza por el trabajo vive desde el comienzo de su vida hasta el final.

Qué hermoso lema, el que sea de nosotros, como lo fue de Martín de Tours y de Monseñor Polanco Brito, “No rehúso el trabajo”.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.