Ultima Actualización: lunes 18 junio 2018  •  10:00 PM

El tema controversial de los subsidios

Publicado por Redacción Externa  |  Editorial |  lunes 17 octubre 2016

EDITORIAL

                                       El tema controversial de los subsidios

En nuestro país y parece que en casi todo el mundo el asunto de los subsidios es un tema controversial, que desata intensos debates entre los actores principales en el plano político y económico.

No importa si se trata de una economía desarrollada o en las llamadas en vía de desarrollo, aunque en estas últimas es donde dicho fenómeno económico encuentra mayores dificultades.

En los países desarrollados, con instituciones y reglas de juego más claras y fuertes, cuando se establecen esos programas especiales para beneficiar sectores, tienden por lo general a funcionar en mejores términos.

Ahora en nuestro país estamos en medio de un serio dilema con el controversial asunto de la eliminación de subsidios al sector transportista. Aunque a decir verdad, quienes apoyan esa medida son la mayoría, incluyendo algunos de los beneficiados.

Esto último se debe al alto nivel de descredito que tienen esos sectores desde hace muchos años en nuestro país, por sus prácticas ventajistas y donde unos pocos de sus incumbentes, se han convertido en potentados económicos.

Nosotros también nos identificamos con la decisión gubernamental de eliminar el oneroso subsidio a los transportistas, pero sin cerrar la posibilidad que algunos círculos vinculados a ese servicio puedan ser asistidos por el Estado.

Los subsidios en algunos casos se justifican y juegan roles positivos, cuando se trata de socorrer a los sectores más vulnerables de la sociedad. Un subsidio que llegue directo a los choferes del transporte, sin pasar por las manos de sus jefes, puede tener sentido.

Además nadie puede negar que el subsidio al transporte colectivo, ese que solamente utilizan los sectores más humildes de este pueblo, también se pueda mantener, ya que ahí, nadie que no sea una persona pobre se beneficia.

Por tanto, el asunto de subsidiar servicios siempre y cuando se haga en forma discriminatoria, para que toque a los más vulnerables, tiene sentido y puede sostenerse.