Ultima Actualización: viernes 18 octubre 2019  •  12:59 PM

Redactor del acta de independencia de 1863

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 6 octubre 2016

“La importante victoria obtenida por los patriotas dominicanos contra las tropas españolas el 6 de septiembre de 1863, dio paso: a) A la redacción, c) A la firma del Acta de Independencia y c) A la conformación del Primer Gobierno Restaurador. Esos tres acontecimientos tuvieron lugar en Santiago de los Caballeros. El médico venezolano residente en esta ciudad desde 1860, el Dr. Manuel Ponce de León fue el redactor de dicha Acta de Independencia, y se conoce gracias al testimonio de Manuel Rodríguez Objío. Ambos firmantes de la misma el 14 de septiembre, cuya segunda parte transcribo a continuación:
   
“Por magnánimas que hayan sido las intenciones y acogida de S. M. la Reina Doña Isabel II (q. d. g.) respecto al pueblo dominicano, al atravesar el Atlántico para ser ejecutadas por sus mandatarios subalternos, se han transformado con medidas bárbaras y tiránicas que este pueblo no ha podido ni debido sufrir. Para así probarlo baste decir que hemos sido gobernados por un Buceta y un Campillo, cuyos hechos son bien notorios. La anexión de la República Dominicana a la corona de España ha sido la voluntad de un solo hombre que la ha domeñado; nuestros más sagrados derechos, conquistados con diez y ocho años de inmensos sacrificios, han sido traicionados y vendidos; el gabinete de la nación española ha sido engañado, y engañados también muchos de los dominicanos de valía e influencia, con promesas que no han sido cumplidas, con ofertas luego desmentidas.
   
“Pronunciamientos, manifestaciones de los pueblos, arrancadas por la coacción y los esbirros que lo rodeaban, remitidas al gobierno español, le hicieron creer falsamente nuestra espontaneidad para anexarnos, empero muy en breve, convencidos los pueblos del engaño y la perfidia, levantaron sus cabezas y principiaron a hacer esfuerzos gloriosos, aunque por desgracia inútiles, al volver de la sorpresa que les produjo su independencia perdida, su libertad anonadada. Díganlo si no las víctimas de Moca, San Juan, Las Matas, El Cercado, Santiago, Guayubín, Monte Cristi, Sabaneta y Puerto Plata. Y ¿cómo ha ejercido ha ejercido España el dominio que indebidamente adquirió sobre unos pueblos libres? La opresión de todo género, las restricciones y la exacción de contribuciones desconocidas e inmerecidas, fueron muy luego puestas en ejercicio.
   
“¿Ha observado por ventura para con un pueblo que de mal grado se le había sometido, las leyes de los países cultos y civilizados, guardando y respetando cual debía ser las conveniencias, las costumbres, el carácter y los derechos naturales de todo hombre en sociedad? Lejos de eso, los hábitos, las costumbres de un pueblo libre por muchos años han sido contrariadas impolíticamente, no con aquella luz vivificadora y que ilustra sino con un fuego quemante y de exterminio. Escarnio, desprecio, marcada arrogancia, persecuciones y patíbulos inmerecidos y escandalosos son los únicos resultados que hemos obtenido, cual corderos de los subalternos del trono español a cuyas manos se confiara nuestra suerte.
   
“El incendio, la devastación de nuestras poblaciones, las esposas sin sus esposos, los hijos sin sus padres, la pérdida de todos nuestros intereses y la miseria, en fin, he aquí los gajes que hemos obtenido de nuestra forzada y falaz anexión al trono español.”(2) Continuará.