Ultima Actualización: jueves 18 octubre 2018  •  04:00 PM

Los monasterios

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 19 septiembre 2016

Los monasterios, esos lugares tranquilos, silenciosos, donde hay comunidades de religiosas que se dedican a orar, hacer actividades espirituales que parecen actividades pasivas, pero ellas se dedican a interceder los unos por los otros.

Siempre recuerdo la figura de monseñor Agripino Núñez Collado, con tanta participación en la vida nacional para resolver problemas álgidos. Cuando él salía a esos diálogos tan necesarios, monseñor Agripino iba al Monasterio de las Carmelitas de Santiago para pedirles que lo acompañaran con la oración; se diría que monseñor Agripino iba con todas sus fuerzas humanas, su inteligencia, sus diferentes capacidades para el diálogo, pero él se apoyaba en la oración, y en la oración de unas mujeres que permanecen en silencio, que no saldrán en los periódicos, pero que son claves para la vida nacional.

Benditos sean esos monasterios que están presentes en las 11 diócesis de la República Dominicana; bendito sea por su actividad silenciosa, callada, pero tan necesaria.

De ahí que todos los que quieran buscar el apoyo de Dios para sus acciones, no importa las que sean, en el campo que sea, encuentran en esas mujeres humildes, calladas, sencillas, una fuerza, un apoyo que va dondequiera.

Los monasterios, no importa de dónde sean y no importa a la orden religiosa que pertenezcan, son un apoyo para nuestras actividades en la vida pública, en la vida familiar, dondequiera que estemos.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.