Ultima Actualización: sábado 25 enero 2020  •  08:00 AM

¿Qué esperar?

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 16 agosto 2016

Cuando hace seis años llegaron las autoridades que hoy entregan la Alcaldía llegaban de la mano de un voto de castigo en contra de la que dirigió en varias ocasiones el señor José Enrique Sued. El electorado que votó en aquella oportunidad lo hacía por una motivación en contra de esa administración edilicia, principalmente los últimos dos años.  Era cuestión de tiempo darse cuenta que el lema de que llegaba el socialismo a una dirección era un simple dicho propagandístico, ya que los hechos se encargaron de enterrar todo eso, y dejar claro que había detrás de todo aquello.
   
Hasta el punto de ratificarse que estos seis años que han pasado han sido lleno de frustración,  impotencia y desorden. Fue mucho más de lo mismo, pero peor. Se le entregó toda la confianza para que de haber hecho el trabajo esperado y que tanto se vanagloriaba su titular y seguidores, hoy estuviese siendo ratificado y juramentado como tal.
   
Ahora bien tienen que estar claro cada lector que la responsabilidad no es solamente de un hombre o mujer, porque nuestro Santiago, en menor o mayor medida, hemos estado perdiendo hace tiempo con el paso de los años, lo que nos caracterizaba de: la ciudad más limpia, hermosa y organizada. A lo que hoy somos,  una especie de cloaca, desorden, abandono y diezmada. Como decía no es cuestión de un hombre o mujer,  sino que es una forma de gobernar a nivel municipal, porque seguimos careciendo de regidores que realmente velen por los intereses colectivos, seguimos teniendo una ciudad que cada vez más tiene menos espacios comunes como parques o áreas verdes; desorden de los espacios públicos; caos en el tránsito; basura, entre otros. Es como si se hubieran encargado para que la hidalga fuera perdiendo su brillo y atractivo.
   
Da la impresión que la ciudad está creciendo sin un plan definido.  Donde quiera existen las construcciones de bombas de expendios, y bancas de apuestas, sin importar las medias que establecen las distintas leyes.
   
En la administración que hoy entregan se incrementó lo que se había logrado era el control de aceras liberadas de negocios sin regulación tan solo para conseguir de estos tributos.  Para muestra un botón, intenten entrar al centro de la ciudad; busquen moverse un jueves por la parte baja de la ciudad.  Busquen cuántas aceras están libres en avenida  importantes.  Observen cuántas urbanizaciones se han convertido en especies de zonas "privadas" como si fuera  condominio o cerrada, pero sin regulación legal.
   
Y eso que no podemos contar lo que estuvimos sufriendo por seis años de calles y avenidas destruidas y en mal estado.
   
Hemos seguido perdiendo fuentes naturales y de medio ambiente, con el caso del Yaque del Norte que continúa su degradación. Se tienen obras inconclusas que a pesar de haber sido conflictivas no fueron culminadas, como parque de los Jardines, Duarte, el paseo de la calle Benito Juárez, entre otros.
   
Todo esto indicado, es una parte de las cosas que en estos seis años que hemos padecido como ciudad. Y que alguna parte de ellas ya heredadas de administraciones anteriores que fueron criticadas pero que se continuaron como malas prácticas administrativas y de ejecución. No hubo un cambio,  al contrario,  ha sido, como decíamos al inicio, mucho más del mismo desorden, por el cual llegaron los que hasta hoy dirigen la administración edilicia, pero que no llenaron expectativas sino frustraciones.  Esto como indicamos,  no exime los que conforman el Consejo edilicio, lamentablemente, algunos repitiendo
   
Habrá que ver qué nos espera como ciudad y municipio de las nuevas autoridades que a partir de hoy asume. ¿Será más de lo mismo O ¿Habrán los cambios que por años se le ha negado  este municipio? ¿Seguirá siendo Santiago olvidado en las muchas obras por el gobierno Central, tomando en cuenta que el Alcalde es del mismo partido de gobierno? ¿Influirá el hecho que el Alcalde elegido tiene aspiraciones políticas más altas, para esperar un mejor trabajo?
   
Se hace necesario que Santiago deje de ser lo que ha sido.  Que los empresarios y comerciantes se integren aún más en lo que sucede por nuestra ciudad, así como el empoderamiento aún más fuerte de todo los munícipes preocupados y dispuestos.  Vamos a esperar que el tiempo responda todas las respuestas a estas interrogantes, muchas más que todos se habrán hecho y que se puedan llenar una parte de las expectativas que se han podido crear en torno a la nueva administración y dirección.