Ultima Actualización: martes 21 noviembre 2017  •  08:40 PM
Que reine la paz
Publicado por Redacción Externa  |  Editorial |  viernes 12 agosto 2016

EDITORIAL

    Que reine la paz

El próximo 16 de agosto se inicia un nuevo período administrativo en los 158 municipios, y los 234 distritos municipales de nuestro país. En muchos de ellos estrenarán nuevas autoridades. Este hecho que debería pasar como un acontecimiento importante en la vida democrática del pueblo dominicano, crea tensión y sobresaltos.

La historia reciente recoge en sus páginas tragedias ocurridas en esta fecha patriótica, porque el ansia de poder y la prostitución del quehacer político generan caos y violencia. Recordemos lo ocurrido en el municipio de Piedra Blanca, Monseñor Nouel, en el 2005, cuando en una fecha como esta hubo 4 personas muertas y más de 10 heridas, en la elección del bufete directivo de la sala capitular de ese municipio.

Es que la presidencia y el control de los ayuntamientos se ha convertido en una fruta muy apetecida, por la cual se pone en juego hasta la vida, creando ­pánico y terror en los palacios municipales, lugares que debieran ser espacios para el diálogo y el debate de ideas que conduzcan hacia el respeto, la decencia y la búsqueda del bien común.

Esperamos que la elección de los bufetes directivos de cada alcaldía transcurra de forma ordenada y civilizada. Que la prudencia esté en cada palabra de los que intervendrán en el traspaso de mando. En este 16 de agosto cada organización política tiene la gran oportunidad de hacer la diferencia en cuanto a un comportamiento adecuado y disciplinado, devolviéndole al poder municipal la solemnidad que ha ido perdiendo con los años.

Nuestro pueblo exige y merece un comportamiento ejemplar de cada alcalde y regidores/as electos. Necesitamos un poder municipal honesto y transparente, en donde sus ejecutorias sean una casa de cristal.

Al llegar al 153 aniversario de la gesta restauradora, creemos que la mejor muestra de gratitud hacia los que dieron la vida por alcanzar la independencia perdida es fortalecer la democracia, que no solo es la libertad de expresarse. Va más allá. Es alcanzar la realización plena de todos los hijos que habitamos esta Patria querida.