Ultima Actualización: domingo 21 octubre 2018  •  02:14 PM

Buena actuación policial

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 26 julio 2016

El director de la Policía Nacional, mayor general Nelson Peguero Paredes, entregó a las autoridades judiciales a los supuestos responsables de los cuerpos de niños que fueron abortados por malas madres en un importante centro asistencial de la capital  y tirados en  la jurisdicción de Santo Domingo Este.

Es una decisión que alegra a quienes representan la sociedad moralista de la República Dominicana. Eso no quiere decir que sea sólo en este país que se comercializa con los cuerpos descuartizados de los bebés. En Estados Unidos hay mataderos de los niños, mal llamadas clínicas de abortos ¡Así como se escucha!

Y, aunque usted no lo crea, hay clínicas que pagan anuncios en los medios de comunicaciones norteamericanos, informando que hacen abortos con más de ocho meses de gestación. O sea, casi cuando las mujeres ya están alumbrando a sus desdichadas criaturas.

Pero es esperanzadora la postura del director de la Policía Nacional, porque el sometimiento a la Justicia de los envueltos en seis abortos, aunque se supone que el centro de salud involucrado ya realizó millares, establece un mensaje en contra de los abortistas nacionales e internacionales.

Y, aunque usted lo dude, en el país hay una cadena nacional de mujeres y hombres que cobran anualmente muchos millones de dólares para promover los abortos. No importa quiénes sean, se merecen el calificativo de asesinos a sueltos.  Éstos son responsables de los asesinatos, antes de nacer, de Presidentes de la República, obispos, presbíteros, abogados, jueces, fiscales, militares, comunicadores  y otros que podrían ser importantes figuras para el  desarrollo.

  Se trata de una gran industria que genera millares de millones de dólares de beneficios de grandes empresas productoras de artículos, las cuales  utilizan la carne de los bebés para sus fábricas.

Otros, sin piedad, desarrollan el crimen del aborto para vender como piezas humanas los cuerpos de la mayoría de las criaturas abortadas. Es por esa razón que la mayoría de las clínicas abortistas de Estados Unidos prefieren hacer los abortos cuando las mujeres tienen más de ocho meses de gestación.

Hay ricos, básicamente, que tienen hijos con problemas de hígado, corazón, pulmones, riñones y otras partes del cuerpo. ¡Esos centros les resuelven sus problemas  asesinando a otros bebés! Y las madres también reciben dinero de esa gran industria por los asesinatos de sus criaturas. ¡Y compran  alimentos  u otros  artículos con ese dinero! El aborto provoca grandes traumas a la mayoría de las mujeres, por su auto-culpa, y casi siempre termina en hechos lamentables.  

Esa es la sociedad que muchos dominicanos, especialmente mujeres, están defendiendo. Sabemos que habrá mucha presión en contra del director de la Policía Nacional, a quien acusarán de persecutor. Pero la mayoría, especialmente los religiosos, estarán apoyando a la Policía.

Es vergonzoso que cuando en Santiago llueve mucho, alguien siempre encuentra algún feto humano que fue arrastrado por las lluvias. Ahora les corresponde a los jueces y fiscales dignificar  su profesión, olvidándose de las críticas que puedan hacerles los abortistas. Como casi nunca se dispuso investigaciones responsables para descubrir los centros asistenciales que hacen abortos, a sus promotores  y a las damas, llegó el momento para el castigo

Esa una deshonra de todo el país, pero hay zonas donde esa práctica criminal es más abundante. Satisface la modificación del Código Penal. Es una nueva herramienta legal para que las autoridades puedan actuar con mayor garantía, agregado a la postura de la Constitución, que consagra el derecho a la vida desde su concepción hasta la muerte.

Muchas mujeres sueñan con sus criaturas abortadas o sufren pesadillas. El Código Penal modificado es un importante instrumento, no sólo para combatir los abortos, sino la delincuencia y la violencia generalizada. ¡Vamos por rutas correctas!

Gracias por leernos.