Ultima Actualización: martes 18 septiembre 2018  •  10:00 PM

Vientos de cambios en la Iglesia Católica

Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  martes 5 julio 2016

EDITORIAL

Vientos de cambios en la Iglesia Católica

Con la llegada del Papa Francisco y por las leyes de la biología, se vive un proceso de cambios positivos en la Iglesia Católica Dominicana, donde asumen nuevos prelados las principales funciones eclesiásticas y pastorales.

Poco a poco van saliendo del escenario aquellos mitrados formados en los seminarios durante la etapa de los Pio y antes del Concilio Vaticano II, en medio de aquel ambiente conservador de la Guerra Fría.

Hay que decir que con la llegada a la silla de Pedro del Papa argentino, los cambios, no solamente se reflejan en la Iglesia Dominicana, sino que es un fenómeno universal, cosa que alegra a los sectores más progresistas de esa milenaria institución y fuera de ella.

Solamente hay que recordar las expresiones de Raúl Castro, presidente cubano, comunista y ateo convencido, que estaba dispuesto a volver a la Iglesia de seguir el Papa Francisco con su posición actual renovadora

En nuestro país quedan pocos mitrados de aquellos que fueron ordenados sacerdotes en los años 60 del pasado siglo y se advierten aires renovadores en las nuevas caras, que deben propiciar un clima de mayor cercanía de los obispos y sacerdotes, con el hombre y la mujer de este tiempo.

La salida del escenario, aunque sea parcialmente, del cardenal Lopez Rodríguez, debe generar un clima de mayor proximidad hacia todos los sectores de la sociedad por parte de la alta jerarquía eclesiástica.

Hay que reconocer que  no todos los mitrados que salen del escenario son personas distantes y conservadoras, pues hay prelados como Antonio Camilo, de la Rosa y Carpio y de Jesús Moya, que siempre han sido personas muy vinculas con la sociedad y la base de la Iglesia.

La designación de monseñor Ozoria como arzobispo de Santo Domingo, reitera esa línea Pontificia de buscar prelados más cercanos a sus ovejas,  y más comprensivos con la realidad de este mundo de emigrantes en busca de mejor vida.

Como todo en la vida la Iglesia Católica tiene que renovarse, adaptarse a los tiempos sin cambiar sus dogmas de fe, para que en cada generación pueda haber sintonías y así se genera confianza para una relación que le permita su misión evangelizadora.

Y sin lugar a dudas personas con el temperamento y la visión de Lopez Rodriguez, ya no encajan con la línea del actual Papa Francisco, que promueve la humildad, la tolerancia y el perdón.