Ultima Actualización: lunes 18 junio 2018  •  10:00 PM

Los actores políticos de la transición en el Ayuntamiento de Santiago

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 15 junio 2016

En la lucha por el poder no todos apuestan al éxito de la transición, la retaliaciones, los rencores de grupos y políticos asoman, el gobernante, ya sea nacional o local (alcalde) deben ponerse a la altura de las circunstancias que el momento exige.

El Ayuntamiento de Santiago, el alcalde Gilberto Serulle no escapa a esta situación.

Gilberto Serulle asumió el cabildo santiagués de una situación muy especial, dejaba el PLD porque entendía que Leonel Fernández y su grupo le quitaban la candidatura a alcalde para entregársela a José Enrique Sued. Que era defendido por el presidente de turno Leonel Fernández en la alianza con el PRSC.

Gilberto decidió ir como candidato a alcalde por el PRD, ganó la alcaldía a pesar del poder de Leonel y su grupo…Los leonelistas sometieron al Comité Político la expulsión deshonrosa de Serulle del PLD, y así lo hicieron con el Poder que tenían en la organización.

Parte del triunfo de Gilberto Serulle fue gracia al PRD pero fundamental también al apoyo que le brindó un brazo importante del Danilismo.

Al llegar Gilberto a la alcaldía encontró desorden, corrupción y una deuda impecable, además de una auditoria de la Cámara de Cuentas que señalaban serias irregularidades.

Gilberto procedió como debía ser, denunció lo encontrado y actuó ante la fiscalía, depositando la denuncia con el aval de los documentos que entregó la Cámara de Cuentas.

Nunca procedieron en la fiscalía ante la denuncia depositada, a de imaginar porque…

Hoy, después de un sexenio de gobierno municipal, Gilberto Serulle debe entregar al ganador de la contienda electoral, al alcalde electo Abel Martínez.

Abel Martínez, le gano la interna al danilismo, se impuso como candidato en el PLD, desafió, como lo hizo Serulle en su ocasión los poderes, al presidente…y después de una convención traumática donde hubo un activista muerto, Abel con inmensa popularidad y un gran trabajo mediático le cerró el paso al danilista Monchy Rodríguez. Ganó Abel Martínez, ganó Leonel Fernández y su grupo…

Hoy el leonelismo triunfal en Santiago le pasa factura a Gilberto Serulle.

Es como si el que la hace la paga, vivimos el conchoprimismo de la política, aun no superamos la mentalidad aborígenes.

Ayer, no fueron capaces de sumarse al pedido de justicia ante lo sucedido en el cabildo por parte de su aliado José Enrique Sued, pero hoy se levantan como salvaje a denunciar supuestas  irregularidades, sustracción de chatarras de obras públicas municipal, donación de solares a perredeistas, peledeistas, reformistas y a hombres y mujeres del pueblo, denuncia a regidores, ect.

No esperan una investigación exhaustiva y profesional, no. La amenaza, la crítica publica, la denuncia no documentada, el retiro de la comisión de transición es todo un montaje mediático, utilizan los medios, la prensa, y sus titulares se convirtierten en temibles "censores", de ataques a Gilberto Serulle, filtrar supuestas irregularidades, es una forma politiquera de desprestigiar a sus enemigos políticos.

Aquí hay que hacer un replanteo ético de la política, este ejercicio no puede seguir este camino de cualquierizacion y politiquería que lo daña todo.

Hay que dejar de manipular, utilizar a los medios para "contar historias de irregularidades a su manera", muchas veces por sobre el espectáculo noticioso, la banalidad y la manipulación informativa para servir a intereses personales y de grupos.

El autor es periodista