Ultima Actualización: viernes 18 octubre 2019  •  02:00 PM

Tiempo de felicitar, agradecer y valorar

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 16 mayo 2016

Ya pasaron las elecciones nacionales. El país vuelve a la normalidad, porque, sin dudas, no pocos estaban algo aturdidos por tanto proselitismo político. La democracia de la República Dominicana pasó otra prueba.

Es tiempo de felicitar, agradecer y valorar. Iniciemos con la ciudadanía que se comportó con civismo, que fue a las urnas de forma organizada, que supo esperar en ocasiones que los colegios electorales estuvieran completos, que  votó de manera libre por los candidatos de su preferencia.

Nuestro pueblo va madurando, ya vemos las elecciones como un espacio para ejercer nuestros derechos, y hacerlo de forma educada, en base a nuestras conciencias, sin negar que todavía algunos piensan que el voto es una mercancía.

Continuemos con los partidos políticos, con todos, los del gobierno y los de la oposición. Actuaron con gran responsabilidad, sin dejar de hacer sus reclamos. Observamos un ambiente electoral en calma. Vamos avanzando.

El fanatismo político no se sintió. Los enfrentamientos físicos entre adversarios fueron mínimos, antes y durante las elecciones. Hasta las palabras se enmarcaron dentro de la prudencia, incluso en los momentos más delicados.

También hay que reconocer el papel de los medios de comunicación, especialmente  el día de las elecciones. Hicieron un trabajo profesional, con una sensatez digna de elogios. Lo que se dijo y escribió fue para bien, donde cada cual, cuando fue necesario, defendió sus posturas con altura. Hemos superado la etapa en que se temía que un medio de comunicación promoviera el desorden y la confrontación en un proceso electoral.

Seguimos con la Junta Central Electoral, JCE. ¡Qué gran labor! Superó obstáculos, fue flexible cuando las circunstancias lo determinaron, se mantuvo firme cuando lo estimó correcto, y preparó unas elecciones, con nuevos sistemas, con un buen margen de éxito. Ha sido una buena experiencia de cara al futuro. La  JCE debe sentirse satisfecha por su labor.

Alguien me decía que la pasada campaña fue tranquila.  Le dije que sí, y que eso se debía a la estabilidad social que tenemos y al deseo de armonía que tenemos, y que la política es un fiel reflejo de ello. Por ello hoy es tiempo de felicitar, agradecer y valorar.