Ultima Actualización: domingo 12 julio 2020  •  03:35 PM

El general Ramírez Guerrero

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 28 marzo 2016

Como nuestro diario vivir transcurre entre hechos que no dejan espacio para la meditación, lo ocurrido recientemente con el general retirado, José del Carmen Ramírez Guerrero, pasó como una historia más.

Por segunda vez, la comunidad de Los Mina, donde nació, se crio, y ha decidido vivir el resto de sus días, se lanza en su defensa, por entender que delincuencia y criminalidad deben encontrar quién las detenga como lo hace él.

Porque al parecer, nadie está resguardado de los delincuentes, ni siquiera en la intimidad del hogar, como el caso que nos ocupa, pues imágenes mostraron, cómo fue salvajemente atacado, teniendo “suerte”, que estos desalmados lo dejaron vivo.

Muchas cosas resaltan en el ex militar, se habló de dos muertes que lleva por la misma vía, pero deberíamos preguntarnos, cómo alguien que alcanzó este rango, no tiene escoltas, por qué, la comunidad se refugia en él y lo defiende.

La Fiscalía debe investigar la circunstancia de cualquier crimen, por más depravado que sea la víctima, pero la manifestación de apoyo al ex oficial en ambos casos, hace reflexionar sobre la indignación de la sociedad con la delincuencia.

No menos importante es, la condición humilde en que vive Del Carmen Ramírez, en una casita, que parece heredada, la que no está dispuesto a abandonar voluntariamente, a pesar de haber llegado a tan alto rango en El Ejército.

Podríamos estar frente a alguien que en La República Dominicana pasó por la miel del poder sin embarrarse, pues pocos son los militares y policías, que alcanzando tan alta posición no posean carros caros, fincas, residencias lujosas, que para llegarles hay que pasar un hermético control.

El Ranger, como lo conoce el barrio, pudiera ser de esos discípulos de Duarte o Juan Bosch, que la clase política debería tener como objetivo, para adecentar un poco ese quehacer. Quizás no sea lo más pulcro de nuestra milicia, pero por el decir de los griegos, es a lo que más se parece.

La forma en que vive, teniendo como seguridad sólo a su pueblo y el coraje, es un claro reflejo de que su uniforme y el rango alcanzado no lo usó para deshonra, por eso está dispuesto a demostrarle al mundo, que la dignidad del hombre no la distorsiona ninguna necesidad, el pretexto usado por los delincuentes para robar.

Tanto la solidaridad de sus ex compañeros de armas, como la manifestación de aprecio, cariño y respeto de sus vecinos, dejan claro que este oficial no debió ser enviado a su casa, y por el contrario, estar prestando su honra a favor de un Estado, necesitado de implementar sanos valores.

El país necesita de muchos Ramírez Guerrero en las instituciones, por lo que debe preocuparnos, cómo hombres celosos del bien social, son sacados de estas, muchas veces por intrigas, por no prestarse a componendas, pues con mayor arrojo del que enfrenta a los delincuentes, defendería a la Patria.

No comparto las ejecuciones extrajudiciales, cuando se denunció que el delincuente había sido ejecutado después de estar detenido, dije que el oficial debía ser sometido a la justicia, pero cuando todo quedó evidenciado, de que hizo lo correcto para responderle a la delincuencia, me uno a esa solidaridad de Los Mina hacia él.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09