Ultima Actualización: sábado 14 diciembre 2019  •  04:42 AM

Renacer y publicaciones teatrales en Santiago

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 3 marzo 2016

Si el Renacimiento fue un movimiento artístico y cultural que tuvo su epicentro en algunas naciones del “viejo continente”  en donde se expresaron diversas manifestaciones estéticas y, por ende, dieron un nuevo dinamismo y perspectiva a las sociedades del siglo XV y XVI, hasta alcanzar un nivel de transformación de ellas porque se liberaron de los esquemas sociales que habían imperado anteriormente, y exaltaron la dignidad del ser humano, el llamado humanismo (J. L. Álvarez), aquí en nuestra “patria chica” ocurrió un renacer (muy pretencioso llamarlo Renacimiento) en el área teatral a partir de los decenios 60, 70… y que empecé a desarrollar en la entrega anterior de Cultura viva titulada: “Obras teatrales publicadas en Santiago”.
   
Ese renacer o florecer se observó en estos seis planos: en los grupos de teatro, en los espacios físicos, en las giras, en los festivales, en la enseñanza formal e informal, y en la popularidad que adquirió un método de actuación.
   
1.    Grupos de teatro. Me referí en el anterior artículo sobre el Cuadro de Actores Oficiales de Bellas Artes, y a los grupos universitarios UCMM y UTESA, y otros grupos que operaban  en los clubes culturales; bueno, a esos hay que sumarle el TPC del Centro de la Cultura de Santiago, y otros independientes, verbigracia, como La Tasca de Puro Ml.         Abreu,  el de los experimentados teatristas Víctor Checo y José Núñez, otro fundado por Haffe Serulle recién llegado y egresado de escuelas teatrales de españolas…En fin, podíamos contar con unos diez grupos en el municipio, suficientes para la escasa población de Santiago.
   
2.    Espacios físicos. El teatro del Politécnico Femenino (aunque nunca tuvo un personal técnico especializado para     operarlo), el teatro y anfiteatro de la UCMM, la sala HIC del Centro de la Cultura de Santiago, el anfiteatro de UTESA, y el nuevo edificio del Ateneo Amantes de la Luz, aunque es biblioteca, su salón de actor era muy solicitado para presentaciones teatrales. En su conjunto podían albergar entre tres y cuatro mil espectadores. Naturalmente existían otras salas más sencillas como la de Bellas Artes  y salones de actos como el del UFE…
   
3.    Las Giras. Cada una de las instituciones con grupos de teatro, puso en marcha su plan de extensión cultural que avivó el fervor por las artes escénicas, y fue así que ejecutaron un amplio programa de presentaciones fuera de sus respectivos recintos. La UCMM y UTESA dispusieron del apoyo logístico necesario para esas presentaciones. Por primera vez en Las Placetas se presenta una obra de W. Shakespeare por la UCMM e Iguaniona de Angulo Guridi por UTESA en Jánico,  San José de las Matas se convirtió en el municipio no cabecera en presentar al año la mayor cantidad de grupos, además de fundar uno propio vigente hasta hoy: Teatro Chanajo. El programa de difusión y formación teatral del TPC fue muy importante. Recuerdo entre otros montajes, El Rey Clinejas del músico, poeta y dramaturgo dominicano Manuel Rueda. Pude comprobar muchas salas de teatro cerradas y  convertidas en cine, que eran verdaderas construcciones para el arte escénico: en La Vega, Puerto Plata, Monte Cristi, en Moca… (continuará)