Ultima Actualización: lunes 11 diciembre 2017  •  08:00 PM
A través del bien
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 23 febrero 2016

Desde que el Todopoderoso hizo el milagro de darme una segunda oportunidad de vida, hice la promesa de que todo proceso que se iniciará buscaría que aquello que prevaleciera fuera la justicia y no lo mismo que generó mi daño.  Estaba más que claro que llevar a cabo esa encomienda, no sería tarea fácil por el tipo de encargados al que nos enfrentaríanos y aquellos que le hicieran el juego de forma olímpica.
   
En este día tendrá continuación una nueva audiencia ante la Corte Penal, y es como cada día, una nueva batalla a la que no se renuncia por más fuerte o malvado que sea tu contrario, porque ya no se trata de un asunto personal, sino que esto trasciende a que nadie, llámese como se llame, puede desde un recinto seguir controlando la vida o muerte de los demás.  No es posible que el temor o ambición, sea una manera de dividir o amedrentar a los que están dispuestos a mejorar la sociedad en la que padecemos.   Se trata de cada quien haga su labor desde lo correcto y el bien, no permitir que el individualismo, el egoísmo y la indiferencia hagan presa fácil a quienes en mayoría representan lo mejor de este pueblo.
   
Siempre he estado consciente, al igual que mi familia, que a los imputados a quienes nos enfrentamos ayer en primer grado hoy en apelación, son los mismos que intentaron eliminarme, física y moralmente, y los que desde que inició el proceso han tratado sin victoria , de desacreditar el sistema, y es por esto que resulta una motivación mayor de nuestra parte, para no tirar la toalla y que el crimen organizado basado en el sicaríato, no se convierta en una forma de imponer el terror sobre la ley.
   
Desde hace años, estoy más que consciente de que una lucha no consigue su objetivo sino hasta que no eres capaz de darlo todo, a pesar del poder o la maldad que enfrentes.  Estar consciente de que detrás de toda maledicencia hay quienes hacen su labor de plegarse por ambición o pequeñeces mentales, que solo piensan en su provecho,  pero nunca que aquello que protegen es capaz de revertirse en su propia contra, o en forma directa o indirecta.
   
Hoy es un nuevo amanecer, que tiene muchas razones del por qué no renunciar, ni claudicar, ni ser esclavo de la desesperación, la misma que intentan sembrar aquellos que han buscado jugar al tiempo,creyendo que con ello lograrán que al final, no prevalezca lo justo.
   
Hoy más que nunca, vivo lleno de fe y esperanza, no del producto de lo que me causó perjuicio y dolor, porque eso solo haria que la venganza fuera la unica salida que guíe a todo aquel que busque enfrentar la perversidad.  Vivo convencido,  que a través del bien se consigue justicia y eso hace que valga la pena seguir adelante sin dudar.
  
 Independientemente de lo que  suceda en este día ante la Corte, lo que nos mueve es un compromiso con lo mejor de este pueblo, el mismo que ha sabido brindar su mano solidaria y un apoyo incondicional, lo menos que como familia e individuo podemos hacer, es no rendirnos y seguir luchando en nombre de muchas otras víctimas del crimen organizado y de aquellas que tienen una causa basada en el bien.