Ultima Actualización: lunes 28 septiembre 2020  •  08:15 PM

Sigmund Freud y los placebos

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 22 febrero 2016

¿Qué es un Placebo? Sustancia farmacológica considerada inerte, utilizada como ensayo clínico, capaz de surtir efectos positivos, siempre que el "enfermo" crea consumir el medicamento apropiado de curación.

A muchos nos aplicaron el placebo en la niñez, al manifestar algún malestar. Los adultos, preparaban agua con azúcar o sal, y nos hacían beberlo, bajo la premisa de que nos curaría, y así, parecía suceder, igual ocurre con las pastillas.

Traigo esto a colación, después de leer un interesante trabajo en el Diario El País, de España, sobre las pastillas, del periodista estadounidense, Robert Whitaker, quien comienza preguntándose, las pastillas, ¿Curan o esconden la enfermedad?

La Medicina alópata, se asocia al griego Hipócrates, y la psicótica, al australiano, citado en el titular. Ambos hicieron sus aportes para que la humanidad lidiara con enfermedades, que en la mayoría de los casos son inducidas mediante una propaganda infame, para que laboratorios y médicos  hagan el mejor negocio.

Los pacientes son convertidos en adictos, y manejados como seres inferiores, por aquellos que viven de la medicina. Entre las pastillas y el placebo, preferíamos este último, pues las primeras esconden la enfermedad, y el segundo, disipa su molestia.

Cuando acudimos al doctor, aquejados de algún síntoma, lo primero que recibimos es un bombardeo de fármacos, que nos cambian la vida, mentalidad, y hasta el estado de ánimo, teniendo que conformarnos con el "aliento" que nos proporcionan.

Los cuales reprimen la sensación de dolor, pero dejan al individuo dependiendo por siempre de ellos, sin que pongan fin a la "enfermedad". Es como discípulos de Hipócrates han hecho de la "enfermedad" su mejor modo de vivir.

Llama a la atención, que cuando uno ya no "surte efecto" en el medicado, se lo cambian por otro, que muchas veces lo único que ha cambiado es la etiqueta o de nombre, y del efecto generado se encarga la psiquis humana.

¿Por qué deja de hacer efecto? Muchas respuestas les buscan los genios de la medicina, no faltará algún "honesto" que le diga "usted ya está inmune a sus efectos", pero sin explicarle la causa real de esa inmunidad.

Les hablan de los resultados "milagrosos" de estas, y el "enfermo" sale de allí con su Fe puesta en el medicamento, "por tu fe, ha sido curado". Las ofrecen para diferentes edades y propósitos, para la felicidad, y el rendimiento escolar, entre otros.

Llegamos a un consultorio, quizás perturbados emocionalmente, y de allí salimos diagnosticados con una enfermedad, que al poco tiempo nos reduce a asiduos visitantes del médico, o en brazos de zacatecas en el Cementerio.

A muy pocas personas se les ocurre consultar a un psicólogo cuando tiene un problema intestinal, o estomacal, en cambio, acuden donde un médico  que de inmediato lo hace adicto a pastillas que los laboratorios producen por billones.

Es como quien ensaya con las drogas, que el vendedor entiende que si el principiante vuelve al punto, ya sabe que tiene un nuevo cliente, y lo motivará para que cada vez consuma más, y hasta lleve a nuevos compradores.

No puedo, no debo, ni pretendo negar la bondad de la medicina, pero la investigación del ilustre periodista Whitaker, no tiene desperdicio, y procura librarnos de la dependencia a que nos someten los hijos de Hipócrates.

En cambio, debemos seguir las orientaciones del padre de la Psicología, para armonizar sentimientos, y conductas distorsionadoras, creadas por la mente, que si la dejamos vaga, hace de la suya, sumergiéndonos en el abismo de la "enfermedad".

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09