Ultima Actualización: miércoles 20 junio 2018  •  04:29 AM

El desastre de las alcaldías del país

Publicado por Redacción  x  |  Editorial |  martes 4 marzo 2014

Cuando en los años finales del siglo pasado se aprobó una ley para darle mayor autonomía presupuestal a los cabildos, con ingresos suficientes para operar  adecuadamente, muchos nos hicimos ilusiones de cambios positivos en esas instancias.

Ello iba en la buena dirección e descentralizar el Estado y darle un sentido más democrático y participativo. Al menos esa era la idea. Recordamos, que en forma premonitoria, el doctor Peña Gómez, recomendó que usaran bien los recursos.

Ya enfermo y en los finales de su vida, el líder histórico del PRD se imaginaba lo que podía venir, con la afluencia de cuantiosos fondos a los gobiernos municipales.

Salvo honrosas excepciones, los temores de Peña Gómez se han cumplido para desgracia de los munícipes del país, que lejos de ver mejorar sus comunidades, la han visto degradarse.

Los casos de San Francisco de Macorís y la Romana, son los más elocuentes del desastre de funcionarios edilicios, que manejan los recursos como si fuese un patrimonio privado.

Muchos otros andan por caminos parecidos, aunque la mano de la justicia no les ha alcanzado, pero las quejas de los munícipes son  claras evidencias de sus pobres ejecutorias.

Las normas establecidas para las inversiones y los gastos son letras muertas, y de poco vale el cogobierno que supuestamente existe en estas instituciones, ya que las salas capitulares son fácilmente  manipuladas por los alcaldes.

Con la democratización del presupuesto, para  más fondos a los ayuntamientos, parece que simplemente se ha democratizado la corrupción. Pobre país , el nuestro.