Ultima Actualización: miércoles 19 septiembre 2018  •  09:29 AM

Santiago no puede ser un gran vertedero

Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  jueves 7 enero 2016

Al llegar el nuevo año la ciudad de Santiago está convertida en un gran vertedero, que significa una vergüenza colectiva y un grave reto para las autoridades municipales, que lucen sobrepasadas por las circunstancias.

Desde el inicio de la actual gestión que encabeza Gilberto Serulle, se registra un mal manejo del sistema de recogida de desperdicios sólidos, donde más que un servicio esencial para los ciudadanos, aparenta que es una oportunidad de negocios para políticos y empresarios.

Esa tendencia negativa comenzó antes de la actual administración iniciada en el 2010, pero ahora es cuando sus efectos negativos han llegado a su máxima expresión, probablemente por los problemas financieros que son crónicos en esta administración municipal.

La limpieza y el ornato son los compromisos funda mentales en los ayuntamientos del país, las demás responsabilidad son secundarias y de esos deben estar conscientes las autoridades edilicias.

Cuando la limpieza no se mira como una responsabilidad y un deber, sino como un negocio, surgen problemática como la actual, que los desperdicios inundan la ciudad, con serias amenazas sanitarias.  

El alcalde promete soluciones, pero ya existe una gran desconfianza en la comunidad santiaguense de que se pueda enfrentar esta problemática con efectividad, vistos los derroteros y fallas gerenciales y financieras de esta gestión edilicia.

Pero Santiago exige soluciones y respuesta adecuadas no palabras huecas y discursos bonitos, que nada aportan a las expectativas de una urbe limpia y acogedora como fue en tiempos pasados.