Ultima Actualización: domingo 20 octubre 2019  •  01:30 PM

El país está consternado con tantas tragedias

Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  miércoles 16 diciembre 2015

EDITORIAL

No había pasado el trauma dejado por la sangre derramada durante las primarias internas del Partido de la Liberación Dominicana, cuando la sociedad dominicana queda consternada por los sucesos que costaron la vida al alcalde y empresario Juan de los Santos y dos personas más.

Y a ello se agrega el cobarde crimen cometido contra el padre de una reina de belleza en Santiago, por parte de un conductor desalmado, de esos que tanto deambulan por nuestras calles.

Todos estos hechos en medio de las festividades navideñas  generan un ambiente de dolor y luto, que sobrecarga de  factores negativos a un país ya cansado de tanta violencia y delincuencia, durante doto un año.

Vamos a despedir a un 2015 en medio de una orgía de sangre, regalo que no se merece este pueblo, que reclama de sus líderes políticos una conducta decente y respetuosa, para merecer su apoyo y endosarlos como autoridades.

La tragedia donde perdió la vida Juan de los Santos y dos personas más, incluido el agresor, no tiene tintes políticos en forma directa, pero sí refleja como las lides empresariales privadas pueden mezclarse en los despachos públicos de los funcionarios que ejercen ambas funciones.

 Ser empresario no quita el derecho a ejercer la  política y funciones públicas, pero exige algunas normas de separación de funciones, esto en caso que los conflictos económicos fuesen por servicios a las empresas privadas del funcionario vilmente malogrado.

Lo que importa hoy es, lamentar profundamente estos hechos y hacer un llamado a la reflexión para detener esa vorágine que amenaza con convertir este país en un infierno, donde toda contradicción se resuelve con el lenguaje de las balas.

Hay que ponerle un alto a tanta violencia e irracionalidad, ya que se necesita un mínimo de paz y sosiego para construir un país mejor para las grandes mayorías irredentas de esta tierra.