Ultima Actualización: domingo 16 diciembre 2018  •  03:33 PM

EL PERIÓDICO “LA INFORMACION” Y YO

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 12 noviembre 2015

El próximo lunes,  el periódico La Información cumplirá nada más y nada menos que cien años de fundado. Salió a  la luz pública por primera vez el 16 de noviembre de 1915, en el preciso momento en que la soberanía nacional se encontraba  pisoteada por botas extranjeras (primera ocupación norteamericana) De esta fecha en adelante, y a pesar de tener circulación nacional, La Información se convirtió no solo en el diario de Santiago, sino también en el único y verdadero vocero de la región del Cibao.

En el curso de su dilatada trayectoria histórica, este medio   ha estado siempre  al servicio de los mejores intereses del país; pero muy especialmente al servicio de Santiago y la región cibaeña. Esto, indudablemente, ha contribuido a que el cuasi centenario diario santiagués se haya convertido igualmente  en una especie de símbolo o   adquirido valor iconográfico, por cuanto se percibe que Santiago es La Información y La Información es Santiago. O, lo que es lo mismo, no es posible hablar del municipio de Santiago de los Caballeros, sin aludir, además de La Información, a los principales símbolos que lo representan, tales como  el monumento, las marchantas, los coches, el río Yaque y el equipo Águilas Cibaeñas, entre otros.

Desde su fundación, este órgano informativo  siempre ha mostrado interés   por la solución de los problemas capitales  que afectan a esta zona del país, y ha fungido  como el más  activo medio de difusión  cultural de la  región cibaeña, así como de las inquietudes económicas,  políticas y sociales de esta demarcación.  Ha desarrollado campañas mediáticas encaminadas al logro de obras que han incidido de manera positiva en el desarrollo económico,  material y cultural de Santiago, del Cibao y de la  República Dominicana.                    -

Comprometido en ejercer  un periodismo responsable, objetivo, independiente y veraz, La Información ha desarrollado su línea informativa apegada a los más nobles principios éticos y al  más estricto respeto a la libertad de expresión y difusión del pensamiento. Testigo de esto último he sido yo, en mi condición de articulista o  colaborador por más de veinte años del antes citado medio de comunicación.  Nunca se me ha coactado el derecho a publicar tal o cual artículo. Nunca un artículo mío ha dejado de publicarse por no  coincidir este con la línea de pensamientos  de la empresa periodística  y/o de  uno de los directores  ( Miguel Franjul, Adriano Miguel Tejada, Apolinar Núñez,  Fernando Pérez  Memén y  Emmanuel Castillo )que han estado al frente de dicho periódico en el tiempo que en él llevo escribiendo , es decir, desde  1987 hasta la fecha.

MI PRIMER ARTÍCULO.

A pesar de que he publicado artículos en casi todos los periódicos tradicionales dominicanos (Listín Diario, Hoy,   El Nacional, Nuevo Diario,  El Siglo…), así como en algunos digitales (Almomento, Acento y diario55), fue en La Información donde me inicié como articulista. Ocurrió en 1988, durante la gestión del periodista Miguel Franjul. Ese primer artículo lo titulé “En torno a la primera novela dominicana”.  Un hecho fortuito motivó su publicación:

En el centro de educación donde  impartía Literatura y Lengua Española (Liceo Nocturno “Tamboril”), yo había dicho en clases que la primera novela dominicana  era “El montero” (1856), de Pedro Francisco Bonó, razón por la cual a su autor había que considerarlo  como el primer novelista dominicana. Días después, uno de esos inquietos alumnos que aparecen, hoy en vía de extinción,  me entregó un artículo impecablemente recortado, en cuyo texto,  el destacado periodista Santiago Estrella Veloz afirmaba que la primera novela dominicana  era  “La joven Carmela” (Cuba, 1843), escrita  por Alejandro Angulo Guridi. 

-“Ahora estoy confundido” - me dijo el estudiante,  con mucho respeto; pero mostrando clara su intención de que se le ofreciera una aclaración al respecto.

-“Yo  reafirmo lo dicho, pero prefiero  abundar acerca del  contenido de ese artículo en uno mío que ya trataré de que lo publiquen en uno de nuestros diarios. Cuando lo publique, te entregaré una copia – le dije – no sin antes felicitarlo por su inquietud y amor por la lectura.

Una semana después publiqué el  texto prometido, en el que,  entre otras ideas, reafirmaba que la primera novela de ambiente auténticamente dominicana era “El montero”. Que con esta se inicia la historia de la novela en la República Dominicana. Que La joven Carmela  tenía como telón de fondo   en el ambiente cubano, razón por la cual,  si bien  debía ser considerada  como la primera novela escrita por dominicano, no calificaba como la primera novela dominicana.

De esa manera escribí mi primer artículo en la prensa dominicana, y así dejé complacido a mi curioso estudiante.

Al arribar La Información a sus cien años de vida periodística,  no tengo más que felicitar a la empresa que lo sustenta y a cada uno de los empleados que hacen posible su  periódica edición.