Ultima Actualización: viernes 18 octubre 2019  •  12:59 PM

Camino tiene razón

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  sábado 24 octubre 2015

Desde pequeño hemos venido escuchando que "la gente hablando se entiende". Para resolver cualquier conflicto -sea de la magnitud que sea-, cualquier percance o mal entendido, creo que la mejor y más expedita  vía es el diálogo franco, abierto y sincero. En estos tiempos en que vivimos, la comunicación juega un papel preponderante para allanar los caminos y buscar soluciones a los problemas.
   
De ahí que saludamos y aplaudimos entusiastamente el encuentro reciente que sostuvieron en Barahona los presidentes Danilo Medina y Michel Martelly, de República Dominicana y Haití, respectivamente. Y no veo nada en absoluto de malo que Danilo viaje a Puerto Príncipe -como ha sido anunciado- para otra reunión con su homólogo haitiano. Exageran quienes aconsejan a nuestro Presidente a que no vaya al vecino país alegando razones de seguridad.
   
Reconocemos que Haití es un país que vive en desórden permanente, que la violencia  es algo cotidiano...pero tampoco es para exagerar. Estoy dentro de los que creen que Danilo puede ir allá y que nada malo le pasará. Es más, podría hasta desplazarse  por sus calles y no creo que su seguridad sea puesta en riesgo, independientemente de como estén las tensiones en estos momentos entre ambos países vecinos.
   
Bueno, a propósito del tema, queremos compartir con mis lectoras y lectores el interesante editorial del semanario católico CAMINO, correspondiente a  esta semana. Nos  identificamos totalmente con lo expuesto por el respetado vocero de la Iglesia Católica dominicana, y de paso felicito a su director, Virgilio Apolinar Ramos, por la atinada labor  al frente del mismo.
   
Los dejo a continuación con  el editorial de Camino que tituló “Bello ejemplo”:
Es hora de dialogar despojándose de prejuicios y ofensas para trabajar en busca de la justicia...
   
Estamos llamados a ser testigos de la misericordia. Teniendo presente este mensaje los Obispos de las diócesis fronterizas de Forte Libertè, Hincha y Jacmel de Haití, y Barahona, San Juan de la Maguana y Mao-Montecristi se reunieron los días 13 y 14 de este mes por iniciativa de las comisiones de Pastoral Migrante de las Conferencias Episcopales de ambos países.
   
Este encuentro, que ya estaba programado desde hace tiempo, coincidió con la reunión de los Presidentes de Haití y nuestro país, llevada a cabo el martes 13 en Barahona.
   
En el caso de la Iglesia es normal que nuestros pastores se encuentren para planificar acciones pastorales, también para buscar salidas a situaciones tensas entre comunidades y pueblos donde se pone en juego la dignidad humana. Se trabaja sin buscar aplausos, promoviendo el bien común y sabiendo que somos hijos de un mismo Padre.
   
Con relación a la reunión de los Presidentes hay que destacar que llega en un momento oportuno, para evitar que sigamos alimentando el desencuentro y el odio, cuando lo esencial es aprender a convivir con respeto, buscando alternativas que permitan a cada nación crecer trabajando por los más pobres que están aquí y allá, sin injerencias foráneas que muchas veces lo que buscan es protagonismo.
   
Hay que abogar para que se respeten los acuerdos firmados. Que prime la sensatez entre las autoridades del vecino país y nuestro y que ningún interés particular esté por encima de la legítima aspiración de los habitantes de cada país que anhelan tener una vida digna.
   
Y con relación al encuentro de Obispos haitianos y dominicanos realizado en Mao, esperamos que sirva de ejemplo a los sectores políticos inmersos en las relaciones de Haití y República Dominicana, para que comprendan que juntos podemos encontrar salidas esperanzadoras a los problemas que padecen ambas naciones.
   
Es hora de dialogar despojándose de prejuicios y ofensas para trabajar en busca de la justicia; y como dice el Papa Francisco: No nos dejemos robar la esperanza y la alegría que brota de la experiencia de la Misericordia de Dios, que se manifiesta en las personas que encontramos a lo largo del camino (hasta aqui).
CAMINO TIENE TODA LA RAZON!

Seguimos en combate!