Ultima Actualización: miércoles 19 septiembre 2018  •  09:29 AM

El 2016 será un año difícil

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 22 octubre 2015

No hay que ser economista para saber que el 2016, que es un año electoral,  será marcado más severamente por un aumento de la inflación y al mismo tiempo por la recesión, ambas cosas causadas por el alza en el precio del dólar, el cual, de acuerdo a como está planteado  en el Presupuesto General de la Nación, tendrá una tasa oficial de 47 pesos por una moneda norteamericana.

¡Nuestra alegría sería que esos fenómenos no se produjeran! Pero si el dólar costará 47 pesos en el sector oficial, hay que esperar que en el llamado mercado negro la moneda extranjera se coloque por encima del 48. Hay que admitir como un gran aporte para el país son las construcciones de escuelas, estancias infantiles y otras obras, en las cuales hay que invertir muchos millones de pesos.

Las alzas en los precios de los productos que actualmente afectan al país, unidas a los bajos salarios del 49 por ciento de los empleados del Estado, que devenga un sueldo de 5,117 pesos mensuales, no presenta un clima halagador para la organización política gobernante, la cual no sólo está sufriendo los embates de la economía, sino la propia indecisión de su líder, el doctor Leonel Fernández Reyna, tres veces Presidente de la República, quien parece sigue muy molesto por los efectos de una campaña de acusaciones en su contra, pero que nadie presentó la primera prueba, y que él piensa salió de sectores de esa entidad.

Y todo parece indicar que la oposición política le está sacando buenos resultados a denuncias, como la de agentes de instituciones del ámbito militar, quejándose del bajo salario que ganan, aunque a decir  verdad tampoco tiene un discurso que convenza a la mayoría.

Si se hubiese puesto en ejecución la Ley General de Salarios para el Estado, una legislación que fue consensuada por el ministro Ramón Ventura Camejo, en su condición de máxima autoridad ejecutiva del Ministerio de Administración Pública (MAP), el gobierno se habría ahorrado los graves problemas que hoy tiene, no sólo en ese sector, sino también en el civil oficial.

Esa legislación dice que las instituciones públicas tienen de plazo hasta el 2016 para su puesta en práctica, pero ocurre que no se incluyó en el Presupuesto General de la Nación, lo que indica que no habrá reajuste salarial en el Estado, aunque la casi totalidad de los ministros, viceministros y directores generales de las entidades públicas, se aumentaron sus salarios basados en esa legislación.

 Pensamos que una solución a esa crisis, sería la aplicación del mismo sistema que puso en ejecución el Presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, el cual les disminuyó los salarios a los altos funcionarios y los que no aceptaron, simplemente tuvieron que renunciar. ¡Eso casi resolvería el problema del 49 por ciento de los  empleados del Estado! Pensamos que un salario mensual de 200 mil pesos, porque la mayoría de los más altos funcionarios cobra más de 300 mil, es suficiente, exceptuando al Presidente y  vicepresidente de la República.

El gobierno debe tomar las medidas que sean necesarias para reducir el impacto negativo que tendrá la economía nacional en el 2016, comenzando a reducir los problemas de hoy. El alto costo en los precios de los plátanos, la yuca, tayota, arroz, carne y otros alimentos, requiere de una gran solución. ¡No hay otra cosa que importar, por el momento,  para abaratar los precios! Decir que el Presidente Medina no está interesado en resolver los principales problemas de la nación es una injusticia, pero es que “hay buitres que cuando se llenan sus estómagos, cargan en el pico el resto del alimento”.

Hay quienes se preguntan cómo es posible que productores agropecuarios sigan recibiendo tantos millones de pesos de parte del gobierno que preside Danilo Medina y a tres años de  llevarse a cabo ese proceso no hay bajas en los precios. En nuestro país se sabe que entre Abril y Agosto hay una época de sequía, por lo que siempre hay que estar preparado para la reducción de alimentos.

Pero también es importante decir por qué el Instituto Nacional de Estabilización de Precios (INESPRE), dejó de funcionar para equilibrar el costo de los productos básicos a favor de los sectores de menores ingresos.

En un mundo, como el de hoy, marcado por grandes estrategias comerciales, los gobiernos no deben estar inventando políticas para responder a necesidades fundamentales, sino que las autoridades deben ser planificadoras para el presente y el futuro.

Vender o arrendar los Ingenios del Estado, para cubrir déficits económicos, como se hizo en nuestro país, sigue como un gran error, debido a que la República Dominicana  debería ser una gran exportadora de azúcar y otros derivados de la caña.

Pero no sólo eso, sino que de la producción de otros Ingenios que fueron sacados de producción dependían millares de los trabajadores, los cuales eran, al mismo tiempo, sostenedores de  movimientos comerciales en las zonas donde operaban. ¡El país era exportador, no importador, como ocurre en algunas ocasiones cuando hay escasez de azúcar!

La República Dominicana tiene condiciones para ser una gran exportadora de plátanos, yuca, batata, maíz, papas, cebolla, habichuelas, mangos, aguacates, guineos y otros alimentos, porque suficientes terrenos de vocación agrícola, pero se siembra con muchas limitaciones. Hasta el 2012, en el Cibao se compraba guineo verde a 50 centavos, pero hoy cuesta, el pequeño, tres pesos con 33 centavos en los comercios de los barrios.

¿Y por qué hay limitaciones? Porque el país no tiene una política de producción, exportación e importación bien definidos. Debería tener un sistema de compras de excelentes de productos agropecuarios para venderle a naciones que no cuentan con las bondades de terrenos que tenemos los dominicanos, sin dejar de sancionar, si vuelven a hacerlo,  a los productores de carne blanca que fueron capaces de  sacrificar más de dos millones de pollitos bebés para evitar la baja de precio  de ese alimento.

Muchas personas se admiran porque hay establecimientos comerciales que llegaron a vender la unidad de plátano a 28 pesos, pero si no se planifica todavía ese precio es barato. ¿Por qué es barato? Porque el Estado está dejando que las tierras aptas para la producción, como son las de La Vega, Santiago, Tamboril, Moca, Licey al Medio, Salcedo, San Francisco de Macorís y otros lugares del Cibao, de manera especial, se estén  “sembradas” de urbanizaciones en vez de alimentos.

Es probable que algunos de nuestros lectores recuerden que el ministro de Administración Pública (MAP), Ramón Ventura Camejo, propuso que el Estado ponga un límite para el uso de las tierras fértiles para evitar que las mismas sean usadas para urbanizaciones, pero eso pasó desapercibido porque afecta sectores económicos muy poderosos.

Gracias por leernos.