Ultima Actualización: miércoles 23 mayo 2018  •  03:31 PM

Amín, Chú y Ony...matan canallas con su "cañón de futuro"

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  sábado 26 septiembre 2015

Septiembre, a nivel nacional y mundial, es un mes que ha estado –en los últimas décadas- plagado de grandes y dolorosos acontecimientos. En 1973, cuando el calendario marcaba el día 11, los gorilas chilenos con el tristemente célebre Augusto Pinochet a la cabeza, dieron un zarpazo mortal a la democracia al derrocar mediante el uso de la fuerza al presidente Salvador Allende, quien murió digna y gallardamente combatiendo en el Palacio de La Moneda. La dictadura, a partir de entonces, convirtió a todo Chile en un verdadero baño de sangre.
  
En una fecha similar, pero más acá en el tiempo -en el 2011- supuestos terroristas islámicos estrellaron sendos aviones contra las “intocables” Torres Gemelas, de Nueva York, provocando millares de muertos y pérdidas económicas incalculables. Perdónenme, pero particularmente sigo manteniendo mis reservas con relación a estos atentados.
  
En cuanto a nuestro país, septiembre podría considerarse como “un mes negro” sobre todo para el movimiento revolucionario y popular ya que -en diferentes años- fueron arrancados “de cuajo” del jardín dominicano tres conspicuos dirigentes izquierdistas y comunitarios. Hay que anotar, tambien, que en un mes como este fue el golpe de Estado contra el profesor Juan Bosch, en 1963, y durante la dictadura ilustrada de Balaguer cayó el dirigente izquierdista Homero Hernandez, lo que ocurrio en 197, justamente el dia 22.
 
En cuanto a Amín Abel Hasbún, quien se había graduado de ingeniero en la UASD con máximos honores, fue asesinado en 1970 -un día 24- por efectivos policiales que ni siquiera respetaron que se encontraba en compañía de su esposa e hijo pequeño.    Era, para entonces, uno de los más importantes dirigentes del Movimiento Popular Dominicano (MPD).
  
Mientras que en 1990, el 28, fue literalmente “ejecutado” por tropas policíaco-militares que lo sorprendieron en Monte Adentro, Salcedo –hoy provincia Hermanas Mirabal- Jesús Rafael Diplán Martínez (Chú). Había sido fundador del Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo) y un cuadro dirigencial del MPD.
  
Septiembre, también, registra otro hecho luctuoso. Ocurrió en Navarrete el 25 del 2007. En esa oportunidad, alegados “desconocidos” dispararon contra Elvis Amable Rodríguez, mejor conocido como Ony, quien era un popular luchador comunitario, arrancándole la vida de forma cobarde y miserable.
  
El tiempo ha transcurrido, pero no ha podido darle la muerte definitiva a estos luchadores ¡el olvido! Con relacion a Amín, a 45 años de su partida física -que se cumplieron este jueves pasado- se realizó un acto en el cementerio de la Avenida Máximo Gómez, de la capital, donde participaron su viuda Mirna Santos, su hijo Amín Abel Santos (Amincito) y representantes de organizaciones revolucionarias, comunitarias, izquierdistas, populares y otras del país.
   
Ony, en cambio, fue recordado en el octavo aniversario de su asesinato con diversos actos en Navarrete, la comunidad de origen por la que luchó y ofrendó su joven y valiosa vida. Contaba apenas con 22 años de edad y era estudiante del CURSA/UASD.
   
El lunes 28 se cumplen 25 años de la desaparición física de Jesús Rafael Diplan , el hijo de Fey y Josefa,, a quien vi crecer y desarrollarse como dirigente ya que soy nativo de la misma comunidad campesina donde el vivió: El Pico, perteneciente a la provincia Espaillat, aunque próximo a LIcey.
  
 Como es ya una tradición para esta fecha cada año. en la vivienda de su madre  se tiene prevista una “horasanta” en horas de la tarde. Luego se realizará una visita al cementerio para depositar una ofrenda floral por parte de familiares y amigos.
   
Amín, Chú, Ony, como diría Silvio, son tres caminantes, con idéntica suerte, los cuales -al correr del tiempo- ya se hicieron gigantes ¡ya burlaron la muerte! Ellos, a pesar de que no se encuentren entre nosotros, siguen vivos porque nadie muere del todo mientras en la tierra haya alguien que le recuerde, como cierta vez proclamara el profesor Bosch.
  
 Martí había dicho: ¡Así ha de ser la muerte cuando se ha vivido bien, luego de la vida: en negro terciopelo, franja de plata. También proclamó el Apóstol cubano: los muertos no son más que semillas, y morir bien es el único modo seguro de seguir viviendo.
   
Al concluir, puedo dar testimonio fehaciente que a Ony, Chú y Amín…la última vez los vi irse, entre humo y metralla contentos y desnudos pero era que ¡iban matando canallas, con su cañón de futuro! Loor eterno. Ante su memoria nos inclinamos reverentes Seguimos en combate...hasta la victoria siempre!