Ultima Actualización: miércoles 19 septiembre 2018  •  09:29 AM

El difícil panorama electoral de Santiago

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 14 septiembre 2015

Santiago, el pueblo con mayores dificultades para que los políticos puedan articular estrategias que les permitan planificar acciones que garanticen el logro de controles electorales, es visto como el sinónimo de la inconformidad por sus principales actores.

En la historia de Santiago nunca se presentó un panorama político tan complejo como el que existe en los actuales momentos. El Presidente Danilo Medina, candidato a la reelección, tiene en este Municipio a Ramón Rodríguez (Monchi) y a Fernando Rosa, como los principales aspirantes a la Alcaldía.

El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) tiene a José Enrique Sued, quien sigue ocupando el primer lugar de la preferencia del electorado y considerado como el gran problema para la alianza PLD-PRD, porque si ésta no lo escogen se lo están regalando al Partido Revolucionario Moderno (PRM), excepto que a favor de éste se produzca una buena oferta oficialista o el mismo decida llegar con el respaldo del PRSC.

A ese problema se le une el alcalde Gilberto Serulle, quien-a pesar de las críticas en su contra-tiene desarrollada la mayor obra de infraestructura municipal, pero con el más alto rechazo, debido a su mal manejo con los medios de comunicaciones.

El PRD tiene varios aspirantes a la Alcaldía, entre ellos al diputado Geovanny Tejada, y hombre de confianza de Miguel Vargas Maldonado, el presidente de esa organización. El PRM tiene a Víctor D, Aza, un abogado y experto en asuntos municipales.

El presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, es el político de Santiago que, dentro del proceso de las pre-candidaturas, tiene un alto grado de aceptación en la población, por lo que no se descarta como una opción para la Alcaldía, aunque es totalmente leonelista y los lectores saben que el sector de Medina lucha por una figura de su área.

Otro factor, que será nuevo, es el cambio de candidato presidencial del ingeniero Eduardo Estrella para la Alcaldía de Santiago o a la vicepresidencia de la República por el PRM. Eduardo es una de las figuras políticas de Santiago que tiene gran distinción entre todos los sectores.

Pero el candidato presidencial del PRM, el economista Luís Abinader, también es de Santiago, que es otro problema para las intenciones del gobierno peledeísta. Para el presidente Medina, que es quien está dirigiendo la estrategia del PLD, lo más correcto sería ordenar que se le prepare una piscina con agua bien fría, para  introducirse en ella, pasito a pasito y luego dejarse bajar, pero  tirándose un poquito de líquido hasta que el cerebro esté  frío, capaz de poner cada pieza de un dominó en el lado correcto.

Pensé, antes de tener el debido conocimiento, que Eduardo Estrella simplemente había renunciado de su candidatura presidencial, porque sabía que no ganaría las elecciones.

Pero no es así. Al Partido Dominicanos por el Cambio (PXC), el PRM le facilitó decenas de candidaturas, entre ellas, alcaldías, diputaciones y regidorías. Entre las diputaciones está la del ingeniero, abogado y contable Claudio Marte, quien es candidato al Parlamento Centroamericano (PARLACEN). Marte es un joven político estrechamente vinculado a sectores periodísticos y un gran colaborador, lo que le hará más fácil su campaña.

Analizando los problemas políticos que afecta a una gran  mayoría de los candidatos, especialmente para alcaldías y diputaciones, la disminución de su popularidad hará que surjan nuevas figuras, de las diferentes entidades políticas. Se estima que una gran  parte de los perredeístas, especialmente en la Provincia Santiago, votará por el PRM, en virtud de la alianza PLD-PRD no les aporta muchos beneficios. ¡Habrá que esperar qué sucederá con la Alcaldía de Santiago!

A eso hay que agregarle que los seguidores del líder del PLD y ex Presidente de la República, doctor Leonel Fernández Reyna, están-hasta el momento-casi sin candidatos, excepto el compromiso partidario. A eso se le suma que los principales líderes locales del leonelismo están fuera del gobierno, como son los casos del profesor José Izquierdo y el ex fiscal, licenciado Raúl Martínez. A ellos se les suman muchos presidentes de los Comités Intermedios.

Para asegurar que el PLD y aliados ganen las elecciones en Santiago, especialmente la Alcaldía, que en toda su historia, desde 1973, que se fundó esa entidad, sólo ganó en 1990 con José Ramón Faul como síndico,  el presidente Medina tendría que despojarme de muchos de los intereses sectoriales y dedicarse a trabajar por la unidad, siempre contando con la activa participación de Leonel Fernández. ¡El problema de Santiago no debe olvidar las elecciones nacionales!

Con Leonel Fernández y su esposa, la doctora Margarita Cedeño, el PLD perdió en el Cibao en los comicios presidenciales del año 2012. Podría pensarse que el PRD aportaría nuevos votos y es verdad, pero  los peledeístas son más. ¡Unidos, los últimos, no habría problemas!

Hay que permitir que nuevas figuras, como serían los casos de Víctor Fadul y Manuel Ventura, hijos de ministros Ramón Ventura Camejo y José Ramón Fadul (Monchy),  pre-candidatos a diputados, los primeros, sigan avanzando para evitar que diputaciones peledeístas, que todo parece van a salir del escenario, sean ocupadas por jóvenes talentosos, evitando así que vayan a la oposición.

Pero también hay que decir que no se descarta, al 100 por ciento, que el PRM también esté pensando en una alianza con Serulle, quien le aportaría muchos votos y usaría el gobierno municipal para financiar su campaña.

Si se mantiene el actual panorama, el PLD podría perder algunas Alcaldías que tiene en la provincia y no recuperar la del Municipio de Santiago, la cual es fundamental para el Presidente Medina. Dudamos que el grupo de pre-candidatos vaya cada quien por su lado. Por suerte para el PLD, parece que la oposición no tiene capacidad para luchar unida, aunque la situación política de Santiago podría motivar que la “vieja guardia morada” entre en acción. 

Gracias por leernos.