Ultima Actualización: martes 22 agosto 2017  •  05:54 PM
Con los años he aprendido que…
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 17 agosto 2015

He aprendido que debemos confiar en la gente, sin dejar de ser precavidos. Eso de andar por las calles sospechando de todo y de todos es un atentado mortal contra nuestro sosiego, que en esencia es nuestra riqueza. Prefiero que dos o tres me engañen a no abrir mi corazón y ofrecer mi mano solidaria a quienes la solicitan. Creo en el ser humano.

He aprendido que marchamos entre luces y sombras, triunfos y tropiezos, alegrías y llantos. Somos la suma de emociones, un caldo de experiencias propias y ajenas, una elaboración única, con sazón original. El buen sabor de la sopa depende de nosotros, de los productos que usemos y, sobre todo, del amor utilizado al colocarla en la mesa y servirla a los demás.

He aprendido que el poder, la gloria y la fama son efímeros. Los fracasos, la tristeza y los dolores también. Sólo el cumplimiento del deber perdura, que no es otra cosa que hacer lo correcto, desempeñar con dignidad nuestra misión en el mundo y que nuestra conducta sea de tal modo que pueda ser ejemplo de moral universal.

He aprendido que la ambición sana, esa que va unida a los nobles propósitos, nos motiva a avanzar, a vencer obstáculos y a apreciar lo que somos capaces de conquistar, donde nuestro norte siempre ha de ser dejar huellas positivas en nuestro caminar.

He aprendido que nadie se eleva más allá de lo que aspira. Nuestro techo tiene la altura que le construyamos. Seamos optimistas, que ese sentimiento es mágico y transforma para bien todo lo que tocamos.

He aprendido a valorar nuestro entorno, ocupándonos de los detalles. Una mirada sincera, una palabra de agradecimiento o una sonrisa de niño alimentan y animan la existencia del receptor. No me dan buena vibra aquellos que gastan miles de pesos en una cena con personas que ven una vez al año, pero son incapaces de comprarle un cuaderno al hijo de su doméstica.

He aprendido a hablar bien del prójimo, y si no creo en é, guardo silencio. El que difama se denigra, su espíritu se empequeñece y en esencia vive amargado, atrapado entre las redes del odio.

He aprendido, finalmente, que la vida es un aprendizaje dinámico, forzoso, gratuito y oneroso. Lo ideal es que luego de cada lección seamos un poco mejor.