Ultima Actualización: lunes 15 enero 2018  •  11:47 PM

LA PREMIACIÓN “PEÑA Y REINOSO”, DEL ATENEO “AMANTES DE LA LUZ”

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  viernes 24 julio 2015

El Ateneo “ Amantes de la Luz” fue fundado el 4 de junio de 1874  por iniciativa del insigne maestro, humanista,  crítico y periodista Manuel de Jesús Peña y Reinoso        ( 1834 – 1915 ) Como podrá apreciarse, nació esta centenaria y prestigiosa institución en un momento en que las guerras civiles y los conflictos políticos entre bandos opuestos eran más que comunes , o en el que al decir de Salomé Ureña,  a cada dominicano lo cercaban “por doquier sombras de muerte”, esto es,  en el que según la ilustre maestra y poetisa, en el cielo de la Patria avanzaban siniestras nubes de tempestad que a su paso oscurecían “ los reflejos del espléndido sol de la esperanza”

Peña y Reinoso entendía, y como él las mentes ilustradas de la época, que sólo mediante  la educación podían  eliminarse esas sombras que opacaban la luz de la esperanza e impedían el progreso o desarrollo de la Patria. De ahí que en su discurso de apertura de la  Sociedad Cultural por él fundada afirmara lo siguiente:

“¿Qué hacer empero, señores, para no envejecer en medio de la opresión, de la guerra civil, de la miseria, de la vergüenza?… Iluminar la tarde de nuestra vida. Procurar ilustrarnos y, sobre todo, procurar que se ilustren los más jóvenes de nuestra generación, llamados a regir los destinos de la Patria en nuestros últimos días”.

Mediante el decreto No. 1510, de fecha 15 de febrero de 1936,  el Ateneo fue convertido en  una Institución con personalidad jurídica de carácter autónomo, destinada a difundir la cultura, las ciencias, las letras y las Bellas Artes en todas sus manifestaciones y, especialmente, servir como Biblioteca Pública.

Entre las actividades desarrolladas por esta entidad para el logro de los propósitos que le dieron origen, vale destacar la premiación “Manuel de Jesús Peña y Reinoso”, instituida con el fin de reconocer la labor desarrollada por todas   aquellas personas e instituciones  que han brillado por sus valiosos  aportes en el campo de la educación, periodismo, cultura, arte y servicio comunitario.

Se trata de una premiación auténtica, seria, razonada y que de verdad honra y distingue, no sólo por el prestigio de  la institución que la concede, sino porque la misma se fundamenta exclusivamente en  los méritos de la persona reconocida. No importa a qué clase social, religión o partido político  esta  pertenezca. Los reconocimientos allí se proponen,  se ponderan desapasionadamente  y se otorgan de acuerdo a los méritos  que registre la hoja de vida de cada quien. Contrasta tal distinción con otras en las que el amiguismo, cabildeo,  las creencias políticas y demás aspectos subjetivos  se constituyen en los requisitos requeridos para ser galardonados.

Este año, específicamente el  miércoles 20 de mayo,   recibieron el premio “ Manuel de Jesús Peña y Reinoso”,  las siguientes personas : el educador, escritor, novelista y filólogo  Andrés L. Mateo ( Medalla al mérito cultural  ) Petruzca Sméster, historiadora y profesora universitaria por más de cinco décadas ,  la maestra  Lidalberta Josefina Germosén Fondeur , el periodista Ricardo Rodríguez Rosa ( Premio al periodismo del Cibao “Darío Flores” )  , la destacada cantante Patricia Pereyra ( Medalla “Pro arte nacional”), el periódico La Información ( Reconocimiento especial )  , el folklorista y tradicionalista, Manuel Ulises Bonelly ( Premio “Servicio a la comunidad” ) y el maestro, profesor universitario y articulista de este y otros diarios nacionales, Domingo Caba Ramos.

La premiación contó con los auspicios de la Fundación “Eduardo  León Jimenes” y el Banco Popular. El patrocinio e involucramiento de estas  dos instituciones le augura larga vida a los premios “Peña y Reinoso”, por cuanto tanto una como la otra se han caracterizado históricamente por promover y sustentar proyectos que contribuyan al desarrollo del arte y la cultura.                                                                                                                                              

Felicitamos a todos esos dignos ciudadanos. Y felicitamos igualmente a los ilustres ateneístas que actualmente conforman la directiva de una institución que como el Ateneo Amantes de la Luz, ha sabido irradiar, como su nombre lo indica, la luz  capaz de borrar todas aquellas sombras que puedan oscurecer“los reflejos del espléndido sol de la esperanza”