Ultima Actualización: sábado 21 octubre 2017  •  04:53 PM
Esopo, Zorba, Tsipras y la realidad griega (1 de 2)
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 16 julio 2015

Esopo (S. VI a.C.) fue un talentoso escritor griego a quien se le atribuye la paternidad de la fábula,  uno de los más antiguos géneros de la literatura universal. La fábula es un relato breve en donde se retrata las debilidades humanas cuyo final se explicita en una moraleja. Existe el testimonio de Platón afirmando que fueron muy populares en la Grecia clásica, a tal punto que se utilizaban “como primer libro de lectura en las escuelas”. En este género, Esopo fue todo un maestro, escribiendo alrededor de quinientas fábulas, de las cuales le transcribimos la titulada “El deudor ateniense”:

            Un ateniense endeudado, apremiado por su acreedor para que le pagara su deuda, le pidió a éste que le concediera un corto plazo con el pretexto de que se hallaba en apuro; mas no logrando convencerle, trajo la única marrana que poseía, disponiéndose a venderla en presencia de su acreedor.

            Llegó un comprador preguntando que si la marrana era fecunda.

            -Tan fecunda es –respondió el deudor- que hasta es extraordinaria: en los Misterios pare hembras y en las Anateneas pare machos.

            Asombrado el comprador por lo que oyó, el deudor le exclamó:

            -¡No te asombres tanto aún, porque esta marrana, además, te dará cabritos en las Dionisíacas!

  •  

                Una mentira fue la que utilizaron las autoridades griegas cuando en 1999 falsearon la contabilidad oficial para poder entrar en el euro. Su deuda era y es enorme, más de 300,000 millones de euros. Ella se produjo debido a una constante indisciplina financiera. Un informe del 2004 Eurostat denunció “la falsificación generalizada de los datos sobre el déficit y la deuda por parte de las autoridades griegas”.

            Reproduzco las diez debilidades que llevaron a Grecia a la quiebra, según la revista Libre Mercado.

  1. Mintieron sobre el déficit público. 2. Atenas recurrió a la banca de inversión. 3. El Estado causó la quiebra de la banca. 4. Nómina abultada, corrupción, impunidad y subvenciones. 5. Exceso de funcionarios e ineficiencia. 6. Despilfarro en las instituciones públicas. 7. Jubilaciones de oro. 8. Sobornos y evasión fiscal. 9. Deuda pública desbocada y 10. Pueden pagar, pero no quieren.

            Veamos algunos detalles de esas debilidades:  A. Las hijas solteras o divorciadas de los funcionarios fallecidos tenían derecho a cobrar las pensiones de sus progenitores. B. La Administración griega contaba con cientos de comités, que empleaban a más de 10,000 personas para gestiones diversas. C. Grecia no llevaba la cuenta de lo que había gastado. D. Los agujeros financieros por más de mil millones de euros no paraban anualmente y no aparecía contabilizado en ningún sitio. E. El sistema educativo griego es uno de los peores cualificados. F. La impunidad es una constante, especialmente en el año de las elecciones.

             Para finalizar esta primera parte, me llamó la atención una frase aparecida en un informe sobre la actual situación de Grecia, y es la siguiente: “Grecia carece de  habilidad y cultura de firmeza y esfuerzo”. La que resulta interesante para comprender la crisis en la que está inmerso ese gran país, cuna de la civilización occidental, pero que  dejó en el pasado el valioso legado de sus pensadores clásicos.