Ultima Actualización: martes 21 noviembre 2017  •  08:40 PM
Sin opciones
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 15 junio 2015

Intereses políticos, sociales y económicos convergen en sus planes para dejar al mundo sin opciones, donde la mayoría hace malabares para subsistir, mientras la minoría se adueña del derecho a vivir de la población. 

Cada modelo que releva al otro complica aún más la supervivencia de las grandes masas, dejando en pocas manos las riquezas, creando un ejército de hambrientos a su paso, lo que debe movernos a seria preocupación.

La búsqueda de capitales no tiene nada malo, pues es lo que en definitiva, todos perseguimos, lo cuestionable es, los métodos empleados para obtenerlos, concentrándolos en mano de la indolencia social que los acapara.

El fracaso del Capitalismo es palpable, el Socialismo se convirtió en una utopía, porque como el primero, sólo calma la desigualdad, y el hombre aspira a ver solucionados sus más perentorios problemas, salud, educación, vivienda y comida.

El mundo se queda sin opción, pues las elecciones, bajo ninguna modalidad garantizan estas conquistas, porque la corrupción moldea dichos procesos. Cuando la lucha era entre Socialismo y Capitalismo, el 4% de la población mundial controlaba la economía, pero al llegar la Globalización y el Neoliberalismo, se concentra en el 1%.

Por lo tanto, no se trata de globalizar la economía, si no, democratizarla, para su mejor distribución, quizás un híbrido entre estos dos sistemas produzca mejores resultados, mientras aparece el modelo ideal que ponga fin a tantas injusticias acumuladas.

Los estrategas del capital deben pensar en otro método que pueda brindar mejor distribución de las riquezas, para evitar una conflagración mundial que parece inminente, de continuar bajo un régimen donde el 99% agoniza para mal vivir.

La paz estará garantizada, cuando lo mucho que se produce se reparta en muchas manos. Los problemas de los pobres de África no se solucionan lanzándolos al mar para llegar a las potencias, donde sólo consiguen morir explotados.

El hambre que vive el Congo de esa nación hay que buscarle solución usando sus propios recursos, como también la pobreza en Haití, la misma debe solucionarse en su territorio, no en La República Dominicana como pretenden algunos.

El mundo confronta problemas desde que el colonialismo sólo se empecinó en saquear a estos territorios invadidos para acumular fortunas, de lo que nuestros países no han podido librarse, ni aún después de haberse "independizado".

La opción no puede ser combatir hambre y hombre con las armas, emplearlas para silenciarlos sería craso error. En lugar de eso, debe apelarse al buen juicio para procurar modelos políticos y económicos más humanos.

Hablar de derechos humanos y libertades, es total distracción, sabiendo que Neoliberalismo, Globalización, y Capitalismo, no son compatibles con nada parecido, pues para existir unos, tienen que desaparecer otros.

Quedamos sin opción, y por el momento, no se percibe el nacimiento de otro modelo que sustituya el actual con mejores resultados. Ese 1% tiene recursos para acabar con el hambre del mundo entero, pero es mucho pedirles, recapaciten sobre el particular.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09