Ultima Actualización: martes 27 junio 2017  •  11:16 AM
¡Bien por Miguel Vargas!
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 8 junio 2015

La alianza entre las dos organizaciones políticas fundadas por el ex Presidente Juan Bosch, los Partidos Revolucionario Dominicano (PRD) y de la Liberación Dominicana (PLD), de concretizarse como ya lo anunció el secretario general de la entidad en el poder, Reinaldo Pared Pérez, es una estrategia correcta por los perredeístas, en virtud de que los divisionistas del Partido Revolucionario Moderno (PRM) se endiosaron con su candidato presidencial, Luís Abinader.

La primera de las tantas torpezas que cometieron los perredemistas fue la de dividir al gran PRD, movidos por la ambición del sector que controla el ex Presidente Hipólito Mejía, pero vencido, por las papeletas, por Luís Abinader en la convención de esa organización.

Se está acusando al presidente del PRD, Miguel Vargas Maldonado, de supuestamente hundir a esa organización. Es bueno preguntarles a esos que hablan así: ¿Pero fue Miguel Vargas Maldonado que dividió al PRD? La respuesta es no. ¿Por qué no?, porque fue el sector de los perredemistas los que dividieron al PRD.

Pero cómo podían esperar que Vargas Maldonado, candidato presidencial del PRD, y su grupo pactara una alianza con el PRM, cuando ese sector no cesa un día de acusar a éste de habérsele vendido, por la asignación de obras, al gobierno peledeísta, comenzando por el de Leonel. El presidente Danilo Medina está demostrando que es un buen negociador político.

Pero a pesar de que el PRD tiene un peso específico en la sociedad, el grupo  que promueve a Abinader creyó que con el montaje de una campaña disminuyendo la posibilidad de triunfo de Miguel Vargas Maldonado, le sumaría votos al candidato perredemista.

La estrategia debió haber sido la de que ambas organizaciones fortalecieran el trabajo y en la marcha determinar cuál de los dos ocuparía la candidatura presidencial, para que el segundo figurara en la boleta como aspirante a la Vicepresidencia de la República.

¡Pero no ocurrió así! Abinader se endiosó, comenzó a visitar a diferentes personalidades y se hizo llamar el líder aglutinador de la oposición, disminuyendo, en cada discurso, la posibilidad de triunfo del PRD.

El correcto camino escogido por el PRD lo conducirá al poder de la nación. Una alianza con el PLD le aportará muchos diputados, senadores, alcaldes, regidores, Ministerios y direcciones generales en el Estado para colocar a muchos de sus seguidores. Y si el acuerdo abarca desde los Ayuntamientos hasta la Presidencia, como lo dijo Reinaldo Pared Pérez, entonces no se descarta, al 100 por ciento, la candidatura vicepresidencial.

Se creyó que la llegada a la máxima dirección del PRM del señor Luís Abinader iba a posibilitar una alianza con el PRD, pero ocurre que éste salió más ambicioso políticamente de lo que se esperaba. ¡O falto de capacidad para negociar!

¿Por qué Abinader pudo ser la fórmula para el reencuentro de los perredeístas? Porque como éste no ocupó nunca ninguna posición electiva en el poder, se suponía que facilitaría una negociación con el PRD, pero en vez de esto, el político endureció la campaña destructiva en contra de los líderes del llamado Jacho Prendío.  

El sector que dirige Mejía quiso imponerse estando unido el PRD y como no lo logró prefirió dividir a esa organización. Ahora quiso imponer al señor Abinader como el candidato de la oposición unida.

Ignoraron que los perredeístas de la base quieren retornar al poder y ya se encaminan a lograrlo. Y será lo más correcto para el PRD, en virtud de que ambas organizaciones, cada una por su lado, ganaría escasas candidaturas diputaciones y regidorías.

Divididos ambos partidos no tienen la mínima posibilidad de ganar un senador. ¡No ganaron una senadoría  estando unidos todos los perredeístas!  Como es natural, habrá dirigentes del PRD que no apoyarán esa alianza, pero será lo mejor, aunque muchas personas no lo crean.

Pero la alianza no sólo debe estar dirigida a la repartición de cargos en el gobierno, sino a la constitución de un gobierno que recoja una serie de inquietudes a favor del desarrollo, como son el fortalecimiento de la institucionalidad y la modernización del Estado, como lo planteó el ideólogo de la reelección consecutiva para nunca más, el ministro Ramón Ventura Camejo.

Hay que seguir cambiando las estructuras productivas, fortaleciendo el sistema educativo, mejorar las condiciones para la adquisición viviendas para que los sectores más necesitados puedan adquirirlas con más facilidad, mejorar los salarios en el Estado, que están muy deprimidos, hay que trabajar para disminuir en el costo  del dólar, que está muy elevado, y así lograr una disminución equilibrada en los precios de la mayoría de los productos de consumo masivo.

-Gracias por leernos.