Ultima Actualización: viernes 18 octubre 2019  •  12:59 PM

La política es impredecible

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 3 junio 2015

El mes de Enero de este 2015 entró con Leonel Fernández como el candidato casi oficial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) e Hipólito Mejía como el que aglutinaría a la oposición para enfrentar a los morados.

Luego llega la convención del nuevo Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Mejía es derrotado por Luís Abinader. El país ubicado en la oposición rápidamente convierte a Abinader en un símbolo nacional.

Hace varios días, el Senado de la República sorprendió al país aprobando el Proyecto de Ley que permitiría la reelección del Presidente Danilo Medina y el gobernante se abre como la figura más idónea del momento.

 El lunes 1 de Junio, el país es informado de que el destacado jurista de Santiago, licenciado Ángel Julián Serulle Ramia, anuncia que trabajará por la reelección del Presidente Medina, luego de ya se le consideraba, al abogado, como un político terminado, no por falta de popularidad, sino por una serie de controversias políticas.

La Cámara de Diputados aprobó, casi a la 1:00 de la tarde del martes 2 de Junio el 2015, el Proyecto de Ley que permitirá la reelección presidencial, en dos lecturas consecutivas, luego de revelarse un acuerdo entre el PLD y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), lo que también dio otro giro al conglomerado político nacional. 

Esta última decisión se produjo cuando todavía los santiagueros no habían asimilados   la decisión del senador peledeísta, licenciado Julio César Valentín, un “hijo amado” de del ex Presidente y líder del PLD, Leonel Fernández, por su votación a favor de la reelección, que el ex gobernante se opuso en la reunión del Comité Político.

Todavía estaba cubriendo la menta de millares de personas la acción del senador por Santiago, cuando se conocía la noticia del fallecimiento del destacado dirigente revolucionario, abogado y agrónomo,  Ramón Almánzar.

Pero no  hubo ningún tipo de duda de que el espectro político estaría concentrado en la modificación a la Constitución de la República, como ocurrió el martes 2 de Junio.  A principios de la propuesta del licenciado Ramón Ventura Camejo, miembro del Comité Político del PLD, para la reforma constitucional, las posibilidades parecían casi imposibles.

Pero a medida que los políticos de la nueva generación y de la más vieja se dieron cuenta de la importancia, para ellos, que un Presidente, cuando cumpla su período para el cual fue elegido, aunque con la opción de aspirar a otro mandato debe retirarse para siempre, gane o pierda los elecciones,  hubo un cambio radical de apoyo a la idea. ¡Las presiones para los líderes de las organizaciones políticas no se hicieron esperar! 

Para que el Proyecto de reforma a la Constitución de la República fuese aprobado, se necesitaban los votos de los legisladores de Leonel Fernández y los del PRD. ¡Y así pasó! Resolvió el problema de los danilistas. Ahora la crisis entre perredeístas y perrdemistas, es más profunda.

No se sabe si Leonel y Medina irían a unas primarias para que uno de los dos  se convierta  en el candidato presidencial del PLD. ¡Eso sería lo peor que le podría suceder a la oposición política!

Sólo supongamos a Leonel por un lado haciendo campaña para convertirse en el candidato presidencial por el PLD y a Danilo Medina, por otro,  aplicando sus estrategias en busca de la reelección.

La oposición sólo tendría dos alternativas: O se unifica para enfrentar al poderoso PLD, así como usted lo está leyendo, o se queda desunida para que le recen algunos de los responsos usados para los difuntos. 

Mientras eso ocurre, los peledeístas (leonelistas y danilistas), deben comenzar a echarse agua por la cabeza para que su temperatura comience a estabilizarse. Sea Danilo o Leonel el candidato presidencial, los peledeístas tienen el compromiso de salir a las calles a trabajar por su candidato presidencial. 

 

La disposición de Fernández Reyna, quien ordenó a sus senadores leales votar por el Proyecto de Ley en segunda lectura e instruyó a sus diputados a hacer lo mismo el martes, revela que el ex Presidente Fernández está haciendo lo posible para evitar un fraccionamiento del PLD.  ¡Fernández no debe olvidar que es el presidente del PLD!

Y, aunque nadie lo dice, si hay reelección presidencial, ¿por qué dudar que también lo sea para Margarita, la esposa del ex Presidente Fernández, que es la vicepresidenta? Sólo el tiempo dirá cuál será el destino final.

La aplicación en el país del modelo presidencial de Estados Unidos, les brinda magníficas oportunidades a los nuevos aspirantes a la Presidencia de la República, de todos los partidos políticos.

Los peledeístas saben que si la oposición sigue dividida, la victoria está asegurada, pero si eso cambia, el peligro acecha. Independientemente al voto favorable de los perredeístas a la reelección presidencial,  éstos y los perredemistas tienen muchas posiciones para negociar.  

Pero mientras eso ocurre, el PLD y aliados no sólo deben trabajar por la reelección, sino para estructurar buenos equipos para la venidera campaña electoral, incluyendo del área de comunicación. Los oficialistas perdieron mucho terreno político. El gobierno está bien en materia de comunicación en la capital, pero no ocurre lo mismo en el peligroso Santiago y el resto del país. 

 Gracias por leernos.